250816

 

Como ya hemos mencionado con anterioridad, los servidores de web y e-mail son identificados y localizados en Internet a través de una dirección IP. Cuando la dirección IP de uno de estos servidores es considerada por una de las tantas “listas negras” de Internet o blacklists como posible generadora de SPAM, ésta queda registrada dentro de sus bases de datos que son consultadas por una infinidad de proveedores de hosting para permitir o no permitir la entrada de e-mails originarios de dichos servidores (o incluso en casos extremos, no se permite ni siquiera la salida de e-mails hacia esos servidores registrados en los blacklists). El nombre técnico de estos blacklists es Domain Name System Blacklists (DNSBL) o Realtime Blacklists (RBL). Cada uno de estos blacklists manejan un criterio propio acerca de cuándo y cómo se debe incluir una IP en sus listas negras así como la manera o procedimiento necesario para eliminar una IP de dichas listas, lo cual hace muy difícil mantener un servidor sin reportes negativos dentro de estas listas.

En la actualidad, la mayoría de los servidores de e-mail que son administrados profesionalmente dependen de una o más de estas listas para definir si permiten pasar los mensajes de e-mail hacia sus destinatarios, por lo cual es de extrema importancia que los servidores de e-mail en donde tenemos nuestro servicio de correo no tengan sus IPs con reportes negativos dentro de estas listas.

Uno de los principales problemas que surgen a raíz del actual funcionamiento de estas “listas negras” o blacklists de IP’s es cuando dentro de un servicio de hospedaje web compartido existen spammers que hacen que una o más IPs sean registradas dentro de estas “listas negras” o blacklists de tal forma que afectan a los demás usuarios “no spammers” cuyos servicios de e-mail cohabitan dentro de los mismos servidores de correo (con IPs bloqueadas). En este caso, las otras personas que utilizan los servicios del servidor de correo para fines legítimos, se ven afectados con muchos de los correos electrónicos que envían bloqueados por otros servidores al considerarlos también SPAM.

¿Qué hacer si nuestras direcciones de IP es registrada en una o más de estas “listas negras” o blacklists?

Cuando el servidor de correo que utilizamos tiene su IP bloqueada por algún registro de una o más “listas negras” o blacklists, muchos de los destinatarios de nuestros correos electrónicos pueden no recibir nuestros envíos. La manera más segura de evitar este bloqueo es cambiar la IP de nuestro servidor de e-mail. En el caso de los servidores dedicados, puede ser relativamente sencillo hacer este cambio ya que uno mismo tiene el control total del equipo, sin embargo en el caso de los servidores compartidos (como la mayoría de los clientes hospedados con empresas de web hosting compartido) la solución no es tan sencilla, ya que el usuario se debe comunicar con su proveedor del servicio de hospedaje web (web hosting) y comentarles el problema, a lo que ellos usualmente responderán con un análisis del problema y sus implicaciones para decidir si está justificado hacer un cambio de direcciones IPs de sus servidores de e-mail por estar bloqueados en ciertas “listas negras”. En caso de que el proveedor se rehúse a hacer dicho cambio, el cliente muchas veces tiene que esperar a ver si el bloqueo es solamente de forma temporal o si es de forma definitiva, en cuyo caso, ante la negativa del proveedor de hosting de hacer el cambio por no convenir a sus intereses o no estar de acuerdo con sus políticas, el usuario puede no tener más opción que cambiar de proveedor.

¿Es posible que nuestras direcciones IP sean removidas de estas “listas negras” o blacklists?

La posibilidad de que nuestras direcciones IPs sean removidas de las “listas negras” o blacklists de Internet está en función de cada sistema de blacklist. En algunos casos es posible hacer contacto con ellos y seguir un procedimiento de remoción de IP de las listas negras que puede llegar a ser sencillo o complicado, dependiendo del proveedor. En algunos otros casos, la inclusión de una IP en ciertas listas negras suele ser temporal (por ejemplo, máximo un día a partir del último correo recibido identificado como SPAM de parte de esa dirección IP), en estos casos solo es cuestión de asegurarse que no se envíen mas correos SPAM desde el servidor y esperar el que se cumpla el periodo de remoción.

En cualquier caso, lo más importante es la prevención. Es crucial que tengamos (nosotros o nuestro proveedor de alojamiento web) políticas que no permitan el envío de correos masivos no solicitados o SPAM, para evita en la medida de lo posible, la inclusión de nuestras direcciones IPs en estas listas negras.

Fuente: http://hospedaje-web.com/%C2%BFque-significa-el-blacklisting-de-ips/

Leave a Reply

Protected by WP Anti Spam