Básicamente, una impresora 3D es un dispositivo electrónico y mecánico, al igual que una impresora láser o InkJet, pero que, a diferencia de estas, permite la impresión de piezas en 3D en plástico u otros materiales con volumen, es decir, con largo, alto y ancho, lo que se hace directamente desde un software en una computadora cualquiera, en el cual previamente se ha dibujado o cargado el diseño de dicha pieza. También es posible escanear piezas mediante un escáner 3D, sin embargo, esta tecnología no está al alcance del usuario promedio, debido fundamentalmente al costo de este dispositivo.

Las impresoras 3D son una tecnología que actualmente se utiliza en todo tipo de escenarios, desde el hogar hasta la industria, incluyendo la medicina, la arquitectura y muchos otros ámbitos, tal es el campo de aplicación y flexibilidad de las impresoras 3D que hasta se pueden diseñar e imprimir prótesis médicas, lo que también dice mucho de la complejidad y perfección de los diseños que puede realizar.

¿Cómo funciona una impresora 3D?

Aunque a simple vista parezca un procedimiento simple, lo cierto es que las impresoras 3D utilizan un método muy complejo para crear las piezas que mandamos a imprimir en ellas. Sin embargo, todo el proceso es transparente para el usuario, quien sólo tiene que cargar los materiales de impresión de la impresora 3D y mandar la orden a la máquina para que comience con el proceso.

Básicamente, todas las impresoras 3D, tanto las hogareñas como las impresoras industriales tienen el mismo procedimiento de funcionamiento: Primero se realiza o se carga el dibujo de la pieza que se quiere imprimir en 3D, el cual puede provenir de distintas fuentes, incluyendo Internet, como podremos ver más abajo, se carga el material con que se imprimirá dicha pieza y finalmente la impresora comienza a plasmar el diseño.

En cuento al proceso de fabricación de la pieza, existen varios métodos, sin embargo, el procedimiento más utilizado en la actualidad es el llamado “Impresión por Deposición fundida (FDM o FFF)”.

En este tipo de impresión 3D el material a utilizar para crear la pieza puede ser Acrilonitrilo butadieno estireno, más conocido como (ABS) o Poliácido láctico (PLA), los cuales se proveen en rollos de filamentos que deben ser cargados en la impresora 3D.

Para obtener la pieza desde el archivo, estos filamentos se calientan hasta derretirse, y van siendo depositados de abajo hacia arriba en capas en una bandeja. El elemento de la impresora 3D encargado de fundir estos filamentos de plástico se llama boquilla extrusora, la cual se encuentra unos grados más arriba de la temperatura a la que se funde el ABS o el PLA, moviéndose en los tres ejes de acuerdo a las formas de la pieza que debe construir.

Cabe destacar que el plástico fundido en forma de filamento que se usa para crear la pieza 3D, se solidifica inmediatamente salido de la boquilla extrusora, con los cual nos aseguramos de que la pieza se mantenga unida para su manipulación.

Fuente: https://tecnologia-facil.com/que-es/impresoras-3d/

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Protected by WP Anti Spam